Un festival de palabras revolucionarias

Cuando se juntan narradores y público estalla la magia

En los eventos de narración puede pasar cualquier cosa.

Cuando llegué por primera vez a un gran evento de cuentos casi me muero del éxtasis.

Iba sola, pero como es un estado al que le he ido cogiendo el gusto con el tiempo… en aquel momento busque compañía para ir , disfrutarlo y venir. En aquella época no me gustaba estar sola. Ahora lo considero una necesidad en la gran mayoría del tiempo.

Cuando llegué al Maratón de cuentos de Guadalajara parecía un@ niñ@ con un juguete nuevo. La ilusión me invadía el cuerpo, el sentimiento de aquel fin de semana fue ¡la sorpresa! Todo me hacía abrir los ojos y los oídos más de lo normal. Más de 1700 personas 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat